Sokimax

Manejo kinesiológico en medicina del sueño


Por: Klga Daniela Mardones | Contacto: daniela.mardones.rodriguez@gmail.com

El trabajo en la medicina del sueño es multidisciplinario y requiere de diversos tratamientos según las necesidades individuales de cada persona.

De hecho, factores determinantes de la salud como son raza/etnia, nivel socioeconómico, seguridad del vecindario, exposición a luz y medios tecnológicos en la noche, afectan la calidad del sueño de las personas y su bienestar (1). Entonces tratar un paciente sin entender el contexto social de la persona no dará buen resultado. Es por lo que médicos y odontólogos además de indicar tratamientos farmacológicos o quirúrgicos, también indican otros tratamientos que los realiza el resto del equipo de salud.

En el quehacer de la kinesiología hay múltiples acciones a realizar en la medicina del sueño, dentro del área musculoesquelética a modo general, sabemos que, el sueño mejora el aprendizaje de una tarea motora compleja, por lo tanto, sugieren que, durante la rehabilitación, el sueño debe considerarse un factor importante (2,3). Entonces los kinesiólogos deberían incluir siempre en su anamnesis algunas preguntas en relación con la cantidad y calidad de sueño de su paciente y manejar conceptos de higiene de sueño para apoyarlo, si está cursando con alguno de estos trastornos.

Junto con esto es conocido que la mala calidad de sueño afecta también en la percepción del dolor. Estudios plantean que el insomnio puede tener una relación de bidireccionalidad con el dolor crónico, por sensibilización central (4), esto nos indica que en el manejo kinesiológico de pacientes con dolor crónico el tema del sueño es relevante y se debería evaluar como un signo vital más de la persona.

Dentro del manejo musculoesquelético, existe un área más especifica que es el trabajo que se realiza en apoyo a las cirugías ortognáticas y el uso de dispositivos de avance mandibular (DAM).

Hay casos en que al realizar una cirugía donde se realiza un avance mandibular se genera un aumento de espacio faríngeo que facilita la respiración y disminuye las apneas, hipoapneas y ronquidos. En estos casos al ser una cirugía electiva, lo ideal es iniciar el trabajo kinesiológico previo a la operación, buscando que el paciente prepare sus tejidos y conciencia motora para el proceso que vivirá.

Se recomienda tener sesiones donde se trabaje la musculatura supra e infrahioidea, junto con la musculatura masticatoria, facial y suboccipital, buscando estas estén relajadas, sin contracturas y con un adecuado control motor. El trabajo de la mímica facial colaborará en el postquirúrgico para recordar cómo realizar gestos faciales en especial movilidad de los labios.

En el postquirúrgico inmediato se maneja el paciente con crioterapia continua y se inicia el drenaje linfático facial, al día siguiente de la cirugía se inician los ejercicios de mímica fácil y el trabajo para que controle su alimentación por boca con cuchara y vaso. Junto con esto es importante educar al paciente en el aseo nasal y bucal  e indicar medidas de autocuidado cuando vuelva a su hogar, como son el no realizar maniobras de valsalva fuerte, realizar un reposo relativo, mantener una dieta saludable y alta en proteínas-según indicaciones de nutricionista-, usar calor local en zona mandibular para relajar la musculatura e iniciar su atención ambulatoria de kinesiología, en este último se trabajara movilidad facial, drenaje linfático y al paso del primer mes se inicia el trabajo en mandíbula para que recupere su rango de movimiento normal, esto ocurre junto con la autorización del cirujano de dejar la dieta semisólida y empezar a masticar, basado en que el proceso de osteosíntesis ya permita a la mandíbula resistir cargas moderadas. Finalmente se trabaja en la musculatura de todo el cuarto superior del cuerpo para logar la nueva alineación del paciente.

Los DAM por su parte tienen muchos diseños diferentes y todos producen una ampliación de las vías respiratorias superiores al sostener la mandíbula hacia adelante. Este cambio en la posición de la mandíbula puede en personas que ya presentan algún trastorno temporomandibular de tipo articular generar más molestias (5, 6). Es posible que las molestias a nivel temporomandibular por uso de DAM estén más relacionadas con alteración en la dinámica muscular que en tensión directa sobre la propia articulación, esto probablemente por la tensión de la musculatura para mantener la mandíbula en protrusiva (7). Por lo que estos pacientes deben controlarse periódicamente por kinesiólogo, asegurando el mejor funcionamiento posible de la biomecánica de todo su cuarto superior.

Finalmente, en el caso de niños con obstrucciones respiratorias que los lleva a respiración bucal y ronquidos, es importante que posterior a su tratamiento médico para liberar las vías aéreas superiores se realice un trabajo kinesiológico integral que reentrene su respiración nasal, movilidad de lengua, labios, control postural y capacidad aeróbica. Esto le dará al niño mayor resistencia al ejercicio, y facilitará su mejor desarrollo maxilofacial.

Dentro del quehacer kinesiológico en el área cardiorrespiratorio, el trabajo con los pacientes que se les indica uso de Ventilación Mecánica No Invasiva en su tratamiento para el SAHOS debería estar a cargo de un terapista respiratorio, capacitado para controlar, titular y adaptar estos equipos. En Chile los kinesiólogos que se especializan en kinesiterapia respiratoria, específicamente en ventilación mecánica son quienes están a cargo de esta tarea.

(1) Catherine, S. (2020). The Link Between Social Determinants of Health, Sleep, and Cardiovascular Disease. Cardiopulm Phys Ther J, 31:5–10.

(2) Al-Sharman A, Siengsukon CF. (2013). Sleep Enhances Learning of a Functional Motor Task in Young Adults. Phys Ther., 93:1625–1635.

(3) Al-Sharman, Siengsukon. (2014). Performance on a Functional Motor Task Is Enhanced by Sleep in Middle-Aged and Older Adults. JNPT, 38: 161–169.

(4) Jo Nijs, Olivier Mairesse, Daniel Neu. (2018). Sleep Disturbances in Chronic Pain: Neurobiology, Assessment, and Treatment in Physical Therapist Practice . Phys Ther, 98;5.

(5) Ritva Näpänkangas1,2, Antti Raunio2,3, Kirsi Sipilä1,4, Aune Raustia1,2. (2012). Effect of Mandibular Advancement Device Therapy on the Signs and Symptoms of Temporomandibular Disorders. Raustia1,2 J Oral Maxillofac Res, vol. 3 | No 4 .

(6) S. W. KNAPPE*, M. BAKKE†, P. SVANHOLT*, A. PETERSSON‡ & L. SONNESEN*. (2017). Long-term side effects on the temporomandibular joints and oro-facial function in patients with

(7) David S.P. Heidsieck a, *, Jan Harm Koolstra b, Maurits H.T. de Ruiter a. (2018). Biomechanical effects of a mandibular advancement device on the. Journal of Cranio-Maxillo-Facial Surgery, 46:288e292.

Deja una respuesta